Carta a mi abuela Isabel

Hoy no perdí todo, aprendí que no arriesgarse ya de por sí es perder, porque no logramos superar esos miedos que nos retienen y no nos permiten avanzar en nuestros ideales.

Anuncios