La Moraleja de mi Vida

Quizás las cosas no estaban ahí porque sí, sino que estaban ahí porque alguna razón tenían.

Anuncios